Por esas “casualidades” de la vida, en medio de esta búsqueda me cuentan que mi nombre significa “guerrera de la paz”, y resultó el nombre perfecto para esta serie que además impulsó mucho de los demás trabajos que he realizado desde entonces.

Es una identidad. 
"MeninaFér" es 
mi nombre de guerrera.

"Guerreras de Paz"

Ser una Guerrera de Paz es un estado, tal vez un momento que puede, porque no, durar una inmensidad. Es detenerse en la respiración y los latidos, volver al lugar desde donde una se imagina. Un lugar que no tiene otras coordenadas más que las que una se permita creer.

 

La guerrera de paz se prepara para adentrarse en su propia potencia interior. No se cubre, si no que revela su interior a través del color, las facetas y los cambios de luz. Lucha por hacer de lo imaginario un mundo posible. Se hace visible únicamente desde la percepción surreal, más emocional que racional. Alguna más vistosa,  otra más sigilosa, todas tienen en común un fuerte instinto de conexión, porque es justamente ahí donde encuentra la paz. 

Fer Posters.jpeg